fbpx
Artículo Suiza Dent

Esta claro que debido a los eventos que todos conocemos mundialmente, nuestra vida ha dado un giro radical, ahora el ritmo laboral es diferente, la forma en que estudiamos, como nos relajamos y también nuestros hábitos alimenticios, han impactado en lo conocemos como “La nueva normalidad”.

Con la regularización de éste estilo de vida, hemos identificado con mayor frecuencia casos con un alto índice de caries dental, enfermedad periodontal y trastornos articulares mandibulares. Ahora bien, muchos se preguntaran porque se ha generado esto. La respuesta es muy sencilla y empieza con la palabra  “antojo o aperitivo”. Este fenómeno se da entre las comidas que en muchos de los casos están cargadas de alto contenido de azúcar que al depositarse en los dientes generan un ambiente ideal para las bacterias que generan las caries dental, y si a esto le sumamos que muchas veces no nos cepillamos ni mantenemos una buena higiene bucal, se desencadenarán otros problemas en nuestra cavidad bucal, específicamente en nuestras encías, como es el sangrado, mal aliento (halitosis) y movilidad dental.

Otro trastorno que es muy común observar actualmente, es el desgaste extremo dental. Muchos de nuestros pacientes refieren tener los “dientes más pequeños y que antes no eran así..”, esto generalmente sucede en personas con mucho stress o ansiedad.

“Dientes más pequeños y antes no eran así” refieren algunos pacientes. El Bruxismo ha aparecido en los últimos meses.

El Bruxismo o “rechinar los dientes”  se produce por trastornos en la articulación temporo mandibular conocido como ATM que al haber una sobre estimulación en los músculos de la masticación por un factor nervioso involuntario, van a producir un mordida excesiva cuando dormimos. Esto ocasiona una destrucción de los dientes resultando una sensibilidad dental insoportable, así como un aspecto anti estético en nuestra sonrisa.

Tomando en consideración todos los elementos antes mencionados, es crucial retomar buenos hábitos alimenticios para toda la familia, realizar profilaxis y/o destartajes periódicos cada 6 meses o 1 año tanto en niños como en adultos, iniciar una práctica deportiva para calmar nuestros cuadros de stress o ansiedad. Si como mínimo tenemos en cuenta esto podemos  tener un gran impacto en nuestra salud general, ya que somos lo que consumimos.

Retomar hábitos alimenticios saludables así como una correcta higiene bucal y visita al odontólogo son claves para proteger nuestra salud.

 

Dr. Omar Guerrero